Biografía de Tycho Brahe

tycho
 
Astrónomo danés (1546-1601)

Impresionado con el eclipse solar de 1560, se dedicó desde muy joven a los estudios de astronomía. Tycho Brahe es considerado el más grande observador del periodo anterior a la invención del telescopio e innovador en los estudios astronómicos.

En 1572, apareció una estrella muy luminosa en la constelación de Casiopea. Llegó a tener la luminosidad de Júpiter y después se fue apagando lentamente, aunque permaneció visible hasta marzo de 1574.Tycho la observó durante un año y medio, tratando de calcular con sus instrumentos la distancia (empleaba el método del paralaje).

Se dio cuenta de que la estrella carecía de paralaje, lo que equivalía a admitir que se encontraba a una distancia infinita, o sea que pertenecía a la esfera de las estrellas fijas.

Tycho Brahe publicó los resultados de su trabajo y provocó una verdadera revolución en el campo de los conocimientos de las leyes de la mecánica celeste.

Estrella 1572
Supernova en el año 1572

Curiosamente, tenemos constancia documental de que en ese mismo año de 1572, los astrónomos chinos y coreanos se sorprendieron de encontrar una estrella nueva en la Constelación de Casiopea.

Laboriosos como son los orientales, tomaron nota de la nueva estrella y la observaron durante meses.

La estrella recién formada permaneció en el cielo durante un año y medio. Comenzó como una pequeña luz apenas visible, fue creciendo rápidamente en intensidad, se convirtió en una lumbrera que eclipsaba al resto de las estrellas de su constelación, y llegó al clímax presentándose como el astro más visible del cielo, más brillante que Venus y claramente observable en pleno día.

Se trataba de la explosión de una supernova, un evento cataclísmico que se produce cuando una enana blanca comienza a crecer, hasta alcanzar el llamado límite de Chandrasekhar. En ese estado, la estrella es incapaz de soportar su propio peso, colapsa sobre sí misma, y la inmensa compresión resultante produce una explosión que lanza el material de la estrella en todas direcciones a inmensas velocidades.

La supernova se vuelve entonces más brillante que la suma de todas las estrellas de la galaxia que la contiene, brillando como miles de millones de estrellas a la vez.

En el sitio en el que se encontraba la supernova de 1572 podemos observar hoy una gigantesca nebulosa de gas, que se expande a varios miles de kilómetros por segundo, aún después de más de cuatro siglos de la explosión que destruyó a su estrella. Este gas que todavía está a varios millones de grados, es también una intensa fuente emisora de rayos X.

Los astrónomos modernos llaman hoy a los restos de la supernova de 1572 "SN1572".

Casiopea
Constelación de Casiopea

Más curioso todavía resulta el hecho de que en el año 2008, unos astrónomos del Max Institute hayan conseguido analizar esta potente explosión de 1572, analizando las ondas de infrarrojo y rayos X rebotadas en alguna nebulosa y captadas por los telescopios espaciales Chandra y Spitzer.

Los observadores fueron el Profesor John P. Hughes, el Dr. Jeonghee Rho y el Dr. Oliver Krause. En la web "espacial.org" se reproduce una interesante artículo de Oliver Krause (Instituto Max Planck de Astronomía, Alemania), y de varios co-autores de la Universidad de Tokyo, del Observatiorio Nacional de Astronomía de Japón y de la Agencia Espacial Europea.

La explosión termonuclear de la estrella enana blanca ha dejado una nube de restos en expansión muy caliente, a varios millones de grados (verde, amarillo). La ubicación de la onda de choque de la explosión se puede ver aquí como una esfera azul de electrones. El polvo sintetizado con posterioridad a la explosión, y el que ya existía como parte del medio interestelar y que ha sido calentado por el evento, irradian a una longitud de onda de 24 micrones (rojo). Las estrellas que están en el fondo y por delante son blancas.

 

Supernova Tycho
La estrella de Tycho tal como la ven ahora los telescopios

Federico I

Isla Hven
El Rey Federico I de Dinamarca
Isla Hven

Tycho captó la admiración del rey de Dinamarca Federico I quien, en 1576, le cedió la pequeña isla de Hven, en el estrecho de Sund, hoy territorio sueco.

Aquí, Tycho hizo construir el observatorio más grande de su época, al que llamó Uraniborg, es decir, "ciudad del cielo". Dotó al observatorio de monumentales y perfeccionados instrumentos, algunos de los cuales fueron ideados por él mismo: cuadrantes murales, sextantes, esferas armilares, escuadras y gnomones con gigantescas escalas graduadas para obtener la mejor precisión entonces posible en la determinación de las coordenadas celestes y de las otras medidas astronómicas.

Instrumentos

Instrumentos que pertenecieron a Tycho Brahe

Con sus instrumentos, había seguido el curso de un cometa aparecido el 13 de noviembre de 1577.

Al medir su paralaje, para calcular la distancia, concluyó que se encontraba a aproximadamente a 230 radios terrestres, es decir, más allá de la Luna, que está a 60 radios terrestres.

Cometa 1577
Litografía de la época, del cometa visto en 1577

En 1588, desmintió, no con simples disertaciones, sino con pruebas basadas en  observaciones y mediciones, otra teoría que en aquel tiempo era universalmente aceptada: la de que los cometas estaban en la atmósfera terrestre.

Tycho rechazó el sistema copernicano por coherencia con sus observaciones. Él razonó de esta manera: si la Tierra girara siguiendo una órbita alrededor del Sol, como pensaba Copérnico, el observador debería notar un desplazamiento anual (paralaje) en las posiciones de las estrellas fijas. Como nunca consiguió medir ese desplazamiento, dedujo que Copérnico estaba en un error. El problema de Tycho era la insuficiente precisión de sus instrumentos que no le permitían apreciar el pequeño paralaje de las estrellas.

Castillo Benatky

Después de la muerte del rey de Dinamarca, acaecida en 1588, abandonó la isla de Hven y se instaló en el castillo de Benatky, próximo a Praga, convirtiéndose en matemático oficial del emperador Rodolfo II.

Aquí, en Benatky, se le unió en 1600 el joven Johannes Kepler, con el cual tuvo una fructífera colaboración en los últimos años de su vida.

Castillo de Benatky

Al morir, en 1601, Brahe dejó a Kepler las anotaciones realizadas a lo largo de años y años de estudio, con la esperanza de que éste consiguiera demostrar su teoría acerca de la estructura del Universo; y así fue, porque gracias a las observaciones realizadas por Tycho, Kepler pudo darse cuenta de que los planetas no describen órbitas circulares, sino elípticas.

ENLACE DE INTERÉS

Una curiosa historia acerca de Tycho Brahe

Ir a la página inicial