Astronomía de los egipcios

Los sabios egipcios tuvieron conocimientos avanzados de astronomía

El origen de los conocimientos de los sacerdotes egipcios y muchas facetas de la cultura egipcia forman parte de las incógnitas del pasado.

Numerosas características halladas desde el siglo XX en los templos y en las pirámides parecen demostrar que sus constructores tenían avanzados conocimientos astronómicos.

La pirámide de Gizeh está alineada con la estrella polar. Usando la posición de la sombra de la pirámide, los egipcios podían determinar el inicio de las estaciones.

Se sabe también que utilizaban las estrellas para guiar la navegación.

Según el historiador griego Herodoto "los egipcios fueron los primeros de todos los hombres que descubrieron el año, y decían que lo hallaron a partir de los astros".

No parece casualidad que los sabios griegos viajaran tanto a Egipto.

Pirámide
La gran pirámide de Giza

Los egipcios observaron que las estrellas realizan un giro completo en poco más de 365 días. Además, comprobaron que este ciclo de 365 días del Sol concordaba con el de las estaciones.

Antes del 2500 a.C. los egipcios ya usaban un calendario basado en ese ciclo, por lo que cabe suponer que utilizaban la observación astronómica de manera sistemática desde el cuarto milenio a.C.

El calendario egipcio tenía tres estaciones de cuatro meses cada una:

Inundación (Akhet).

Invierno ( Peret) es decir, salida de las tierras fuera del agua

Verano (Shemú) es decir, falta de agua

 

Calendario egipcio
Calendario egipcio dividido en tres estaciones del año

El año civil egipcio tenía 12 meses de 30 días, más 5 días.

Con respecto al año solar, se producía una diferencia de ¼ de día. No utilizaban años bisiestos, sino que cada 120 años se adelantaba un mes, de tal forma que 1.456 años después el año civil y el astronómico volvían a coincidir de nuevo.

El comienzo del año ocurría el primer día del primer mes de la Inundación. Esto era cuando la estrella Sirio comenzaba a observarse un poco antes de la salida del Sol.

En estos mismos días, más o menos cuando la estrella Sirio, que había estado mucho tiempo invisible bajo el horizonte, podía verse de nuevo poco antes de la salida del Sol, el Nilo empezaba su crecida.

Nilo

En los papiros egipcios se recoge un método para determinar las fases de la Luna, procedente de fuentes muy antiguas.

En ellos se observa un ciclo de 309 lunaciones por cada 25 años egipcios, de tal forma que estos 9.125 días se disponen en grupos de meses lunares de 29 y 30 días.

El conocimiento de este ciclo permitía a los sacerdotes egipcios situar las fiestas en el calendario civil .

Calendario egipcio
Calendario egipcio con las fases lunares

Cuando la bella, inteligente y culta Cleopatra, Reina de Egipto, decidió viajar a Roma para visitar a su amante Julio César, llevó con ella a uno de sus principales astrónomos, Sosígenes.

Hacía ya demasiados años, que Roma había adoptado el calendario egipcio, con un año de 365 días. El desajuste con la realidad era tan grande (faltaban 80 días) que cuando el calendario oficial señalaba todavía el otoño, los romanos ya estaban en pleno invierno.

Sosígenes de Alejandría colaboró con Julio César para reformar al calendario romano e implantarla como un nuevo calendario en el año 46 a.C. y que se llamó Calendario Juliano.

Cleopatra

Se puede decir que la mayoría de los eruditos griegos viajaron a Egipto, por considerarlo un foco de sabiduría. Uno de ellos, Eratóstenes, nacido en Grecia en 276 a. C. vivió y murió en Alejandría en donde fue Director de la famosa Biblioteca de Alejandría.

Destacó como astrónomo, historiador, matemático, geógrafo y literato.

Fue el primero en medir el tamaño de la Tierra. Parece ser que realizó esta hazaña midiendo el ángulo de la sombra proyectada por una estaca vertical en Alejandría el día del solsticio de verano.

Alejandría
Alejandría

Las observaciones astronómicas tenían una gran importancia en los ritos sagrados de los egipcios.

 

Ritos egipcios

Ir a la página inicial