ENCELADO, LUNA DE SATURNO

Encélado investigado por las sondas espaciales Voyager y Cassini

Lluvia en Titán

Hermosa imagen de Encélado publicada en la web de Observatorio, el 6 de septiembre de 2005. Créditos: Cassini Imaging Team, SSI, JPL, ESA, NASA.

A fines del siglo XVIII, el hermoso planeta Saturno atraía las miradas de los incansables William Herschel y su hermana Carolina, los cuales no dejaban de admirarse ante la magnética belleza del planeta de los anillos. Durante una de sus observaciones, en el año 1789, descubrieron la existencia de un séptimo satélite de Saturno.

Es interesante saber que fue John Herschel, hijo de William, quien propuso el nombre de Encélado, uno de los Gigantes de la mitología griega. Hasta entonces, los 7 satélites de Saturno se designaban con los numerales del 1 al 7.

Los Herschel veían a esta luna como un pequeñísimo punto que se movía en torno al planeta Saturno. Tal vez nunca se atrevieron a imaginar que el hombre iba a ser capaz de enviar un artefacto que obtuviera imágenes tan nítidas de esta lejana luna situada a casi 1.500 millones de km de la Tierra.

Efectivamente, antes del lanzamiento de la sondas Voyager y Cassini, en los años 1980, los únicos datos conocidos de Encélado eran las características de su órbita, y un cálculo de su masa, su densidad y su albedo. En 1980, la sonda Voyager 1 pasó muy lejos de Encélado. Pero en agosto de 1981, la Voyager 2 pasó cerca y obtuvo imágenes de alta resolución que mostró un mundo muy interesante para investigar.

Huygens

Anillo E

En esta imagen de la NASA, Encélado, entre Mimas y Tethys, orbita en torno a Saturno en medio del anillo E.

Encélado orbita en torno a Saturno a 180.000 km del centro del planeta, en medio del anillo E, el cual se compone de pequeñas partículas de hielo y polvo que se están reponiendo continuamente. La hipótesis de que Encélado es la principal fuente del anillo E ha sido sustentada por los datos obtenidos con la nave Voyager 2 y con el orbitador Cassini. Los científicos creen que hay gran cantidad de micrometeoritos  que al chocar con la superficie de Encélado, expulsan partículas al espacio que forman una nube que, al escapar de la gravitación del satélite, permanece orbitando a Saturno formando así lo que conocemos como anillo E.

El gran interés despertado por los resultados de las sondas Voyayer 1 y 2 , impulsó a realizar un estudio detallado de esta Luna, a partir de junio de 2004, mediante la misión Cassini/Huygens  que fue puesta en órbita alrededor de Saturno. Desde entonces el estudio científico de esta enigmática Luna, se considera un objetivo de alta prioridad.

Uno de los grandes descubrimientos de los instrumentos de la nave Cassini fue determinar que la región del polo sur de Encélado es unos 15º más elevada que el resto de la superficie. Esto demuestra que esa región es geológicamente activa. La existencia de tal característica geológica convierte a esta pequeña luna en un objetivo ideal para la búsqueda de vida extraterrestre. Además de Encélado hay pocos lugares en el Sistema Solar en donde se detecte actividad geológica: la Tierra, posiblemente Venus, la luna Tritón (de Neptuno) y la luna Io (de Júpiter).

Cassini

Actualmente, los investigadores apuestan decididamente por la existencia de un océano bajo su superficie, sobre todo en la región polar sur.

En marzo de 2006, la revista Science publicó que la sonda Cassini encontró posibles reservas de agua líquida a poca profundidad, que erupcionan como géiseres en la superficie de Encélado. Algunas imágenes de alta resolución muestran  enormes chorros que lanzan al espacio grandes cantidades de partículas a alta velocidad.

La evidencia y los modelos hacen suponer  que los chorros escapan desde depósitos de agua líquida situados a poca profundidad de la superficie.

La imagen que se ve a la derecha, fue publicada en un artículo de la web Ciencia Kanija, el 27 de julio de 2011, muestra con total claridad los chorros que emergen de la superficie de Encélado.

Encélado

Chorros de Encélado © by Lights In The Dark

El hielo fresco que cubre la superficie hace que Encélado tenga el albedo más alto del Sistema Solar (0,99). Al reflejar tanto las radiaciones solares, la temperatura superficial es extremadamente baja, con un promedio de -193 °C.

La relativamente escasa cantidad de cráteres indica que Encelado es un astro joven, que se formó después de la época de gran actividad de meteoritos que impactaban en los primeros planetas y lunas del sistema solar recién formado.

Una de las fracturas superficiales tiene 200 kilómetros de largo y de 5 a 10 km de ancho, con una profundidad de 1 kilómetro.

La imagen de la derecha apareció publicada en la web de Observatorio, el 8 de febrero de 2012. Los créditos son del equipo de imagen del Proyecto Cassini, SSI, JPL, ESA, NASA. El tratamiento a color es de Gordan Ugarkovic.

Encélado

 

ENLACES DE INTERÉS:

Sondas espaciales enviadas a Saturno

Breve biografía de Cristian Huygens

El planeta Saturno

Exploración del planeta Saturno

VIDEO de 6 minutos, misiones a los planetas gigantes

VIDEO de 9 minutos, onda Cassini, Saturno en el Universo

VIDEO de 8 min "Las lunas de Júpiter y Saturno"

Fotografías de Saturno publicadas por la NASA

Portal web de la NASA, del Jet Propulsión Laboratory (JPL) del Instituto Tecnológico de California, dedicado a la misión Cassini.

Ir a la página inicial