El Planeta Venus

Venus es un planeta muy similar a la Tierra

Venus es llamado con frecuencia el planeta hermano de la Tierra, ya que ambos son similares en cuanto a tamaño, masa y composición. En orden de distancia desde el Sol es el segundo planeta del Sistema Solar; y el cuarto, en cuanto a tamaño (de menor a mayor), si se considera a Plutón como un planeta. Siempre brilla por las mañanas o por las tardes, como una hermosa joya en el cielo, anunciando un nuevo día o embelleciendo el atardecer.

Cuando el brillante escritor de ciencia ficción, Ben Bova, escribió su magnífica novela Venus, en el año 2000, la exploración del planeta por la NASA y la URSS en los 40 años transcurridos desde 1961, ya habían revelado las principales características de Venus. Para ver detalles relativos a la exploración de este planeta, pulse aquí.

Planetas Planetas

La imagen situada a la derecha, es una fotografía obtenida por Enrique Pérez, investigador en el Instituto de Astrofísica en Granada, el 8 de junio de 2004 con un filtro casero.

La esfera principal es el Sol. La pequeña mancha que se observa abajo a la derecha es el planeta Venus que pasaba en ese momento por delante del Sol. Pulse sobre la imagen, para ver más.

La atmósfera de Venus es muy espesa y refleja gran parte de la luz solar. Por eso es tan brillante.

Venus

Venus se puede ver sólo unas cuantas horas antes de la salida del Sol (“estrella de la mañana”, “lucero del alba”) o después del ocaso (“estrella de la tarde”, “lucero vespertino”). Luce en el cielo de forma tan maravillosa que todas las civilizaciones han visto en él a la diosa de la belleza y el amor. Ha sido denominado como Afrodita, Ishtar, Astarte, Inana y Venus.

A veces puede ser visto durante el día, sobre todo si el observador se sitúa en un agujero profundo que limite la llegada de la luz solar a sus ojos.

Cuando es visible en el cielo nocturno, Venus es el objeto más brillante del firmamento, aparte de la Luna.

Venus

Sus movimientos en el cielo eran conocidos por la mayoría de las antiguas civilizaciones. La civilización maya elaboró un calendario religioso basado en los ciclos de Venus.
 

Planetas

La órbita de Venus es más parecida a una circunferencia que a una elipse. Su excentricidad es inferior a un 1%.

Venus tarda poco más de 224 días terrestres en dar una vuelta alrededor del Sol (año venusiano).

En dar un giro completo sobre sí mismo, tarda 243 días terrestres (día venusiano) y gira en sentido contrario a los punteros del reloj, mirando desde el polo norte.

Estas dos circunstancias hacen que si un astronauta llegara a vivir en Venus, vería una puesta de Sol cada 117 días terrestres. Además, vería que el Sol sale por el Oeste y que se pone por el Este.

Un año venusiano tiene 1,92 días venusianos.

Venus puede aproximarse a la Tierra más que ningún otro planeta.

El 16 de diciembre de 1850 llegó a estar a menos de 40 millones de kilómetros de la Tierra.

En el año 2101, estará un poco más cerca todavía, a 39,5 millones de kilómetros.


Además de girar sobre sí mismo lentamente, en el año 1964 se confirmó que Venus lo hace de Este a Oeste en lugar de Oeste a Este como hacen el resto de los planetas (excepto Urano). Desde la superficie de Venus, el Sol aparece subiendo desde el Oeste y desapareciendo por el Este.

No se conoce la causa de la peculiar rotación retrógrada de Venus (se especula que podría ser el resultado de una colisión con un asteroide en algún momento del pasado remoto). Sus periodos orbital y de rotación están sincronizados de manera que cuando está a menor distancia de la Tierra, siempre nos presenta la misma cara, como en el caso de la Luna.

El autor de ciencia-ficción Paul Preuss escribió sobre la hipótesis de un Venus que fue habitable hace mil millones de años, que dejó de serlo a causa del vapor de agua inducido en su atmósfera por el bombardeo de cometas, que produjo una reacción en cadena de efecto invernadero que lo convirtió en un lugar mucho más inhóspito para el hombre que la Luna y que Marte.

En su novela “3001: Odisea final”, Arthur Clarke sitúa a un grupo de científicos en la superficie de Venus, resguardados bajo tierra.

Venus

En el siglo XIX se creía que la atmósfera de Venus tenía grandes nubes que ocultaban un mundo rico en agua en el que vivían seres inteligentes. Algunos relatos del siglo XX, como “La larga lluvia” (Ray Bradbury, 1950) y “El hombre ilustrado” (Jack Smith, 1969), “Los océanos de Venus” (Isaac Asimos, 1954) describen  Venus como un planeta con agua y habitable.

La realidad es que su atmósfera es muy densa, 95% de ella es dióxido de carbono (CO2), 4% es nitrógeno y sólo tiene pequeños indicios de oxígeno. Esto hace que la presión atmosférica venusiana al nivel de la superficie sea 90 veces superior a la presión atmosférica en la superficie terrestre.

La radiación solar casi no alcanza la superficie del planeta pues la densa capa de nubes refleja al espacio casi toda la luz del Sol (Venus es muy brillante) y la luz que consigue atravesar las nubes es absorbida por ellas y provoca un intenso efecto invernadero.

Venus

Venus se encuentra al doble de la distancia del Sol que Mercurio; por lo tanto, recibe la cuarta parte de la radiación solar. Sin embargo, es más caliente que Mercurio, debido a que la enorme cantidad de CO2 de su atmósfera provoca un fuerte efecto invernadero que eleva la temperatura de la superficie del planeta hasta cerca de 460º C en las regiones menos elevadas cercanas al ecuador. Es el planeta más caliente del sistema solar.

Venus tiene dos mesetas principales a modo de continentes.

La meseta norte tiene un tamaño aproximado al de Australia y contiene la mayor montaña de Venus (aproximadamente 2.000 m más alta que el Monte Everest), llamada Monte Maxwell.

La meseta sur es mayor que la anterior y tiene un tamaño equivalente al de Sudamérica.

Se piensa que las placas tectónicas de Venus no son móviles como las de la Tierra, sino que están fijas. Descubrimientos recientes sugieren que Venus todavía está volcánicamente activo.

El interior de Venus es probablemente similar al de la Tierra: un núcleo de hierro de unos 3.000 Km de radio, cubierto por un manto rocoso que parece consistir en  basalto recientemente solidificado, con muy pocos cráteres de meteoritos.

Venus
Imagen de Venus obtenida con rayos X

Noticia del 4 de diciembre de 2012. Reciente actividad volcánica en el planeta Venus. La sonda Venus Express de la ESA a lo largo de seis años, ha detectado grandes variaciones en la concentración de dióxido de azufre en la atmósfera de Venus. Estos cambios podrían indicar una reciente actividad volcánica en algunos de los cientos de volcanes que existen en el planeta. Pulse aquí para leer toda la noticia.

ENLACES DE INTERÉS:

En este misma web, Sondas espaciales enviadas a la exploración del planeta Venus

Imágenes de Venus obtenidas por sondas espaciales

VIDEO de 10 minutosde la BBC, exploración de Venus

VIDEO de 5 minutosde la BBC, segunda parte exploración de Venus

Ir a la página inicial