Meteoritos y estrellas fugaces

Estrellas fugaces, asteroides, meteoros y meteoritos

Para muchas personas los términos estrella fugaz, meteorito, meteoro, meteoroide y asteroide resultan confusos. Trataré de ir explicándolos.

En el año 1961, la Unión Astronómica Internacional estableció que “meteoroide es un objeto sólido que se mueve en el espacio interplanetario y cuyo tamaño es considerablemente más pequeño que un asteroide y considerablemente más grande que un átomo o molécula”.

La definición más aceptada actualmente se propuso en 1995  y determina que el tamaño de los meteoroides está en un rango entre 0,1 mm y 10 m. Si el tamaño es mayor, se denomina asteroide; y cualquiera más pequeño es considerado polvo interplanetario.

La mayoría de los meteoritos terrestres, excepto los metálicos de grandes dimensiones, proceden de meteoroides.

La mayoría de los meteoroides que se mueven en el espacio interplanetario son fragmentos de cometas y asteroides. Puede que sean rocas que, por algún fenómeno, se han desprendido de algún planeta o de alguna de sus lunas. También pueden provenir de cometas que, debido al calor solar, dejan tras de sí un chorro de polvo y material rocoso liberado de los hielos que se vaporizan. Si la Tierra cruza la órbita de un cometa, estos restos ocasionan un aumento en el número de meteoros que la alcanzan; son las típicas lluvias de meteoros.

Meteoritos

Cuando un meteoroide pasa por la atmósfera es denominado aerolito (piedra que cruza por el aire) o meteoro.

Al entrar en contacto con la atmósfera, a alturas de entre 80 y 100 kilómetros, el fuerte roce con el aire hace que el meteoro se caliente y se queme, emitiendo luz y transformándose en una bola de fuego o estrella fugaz.

Se han visto aerolitos de diversos colores, que incluyen al amarillo, el verde y el rojo. A menudo, durante las caídas de los meteoros se escuchan explosiones y silbidos que pueden ser causadas por ondas expansivas que resultan de la fragmentación del meteoro.

En ciertas fechas, como en la noche que va del 13 al 14 de diciembre, se produce una lluvia de estrellas fugaces. Pueden verse hasta 60 en una hora.

Pulse aquí para ver un video de 2:07 minutos con explicación de esta famosa lluvia de estrellas.

Meteorito

Imagen publicada por Conrado Kurtz en SurAstronomico.com

Durante las lluvias de meteoros o estrellas fugaces, que normalmente duran unos pocos días, la mayoría parecen provenir de un punto determinado del cielo, denominado radiante, pero se trata de una ilusión óptica.

Estos meteoros se mueven esencialmente en trayectorias paralelas; pero, cuando son observadas desde un determinado lugar de la superficie de la Tierra, a causa de la perspectiva, estas trayectorias paralelas parecen provenir de un mismo punto.

Las lluvias de estrellas normalmente son denominadas con el nombre de la constelación donde se encuentra el punto radiante.

Por ejemplo, la lluvia de meteoros de las Gemínidas, es una de las más conocidas. Empieza cada año alrededor del 11 de diciembre y se prolonga hasta el 15 de diciembre. Como indica su nombre, el punto radiante se halla localizado en la constelación de Gemini.

Gemínidas

Imagen publicada por Conrado Kurtz en SurAstronomico.com

Cuando un meteoro tiene masa es superior a unos 10 gramos, al entrar en la atmósfera terrestre la estela luminosa que deja a su paso persiste durante varios minutos, incluso durante media hora.

Puede tan brillante como Júpiter o Venus,  y puede estar acompañado de fenómenos acústicos similares a una explosión.

A estos meteoros o aerolitos que estacan por su gran brillo, se les da también el nombre de bólidos. La única diferencia entre las estrellas fugaces y los bólidos es que éstos tienen mayor masa.

Cada año penetran en la atmósfera entre 50.000 y 100.000 bólidos.

Bólido

El meteoro que alcanza a llegar a la superficie de la Tierra, sin haberse vaporizado completamente, es llamado meteorito.

También se han encontrado meteoritos en la Luna y en Marte.

El tamaño y tipo de cráter producido por un meteorito depende del tamaño, de la composición, del grado de fragmentación y del ángulo entrante.

Los impactos de meteoritos que llegan a gran velocidad, son causados normalmente por meteoroides de hierro, los cuales son más resistentes y transitan intactos por la atmósfera terrestre.

Meteorito

Un meteorito que está en Marte

Se calcula que cada año caen en tierra unos 500 meteoritos, de los cuales el 1% son recuperados.

La mayoría de estos meteoritos solamente dejan un pequeño agujero, lo que no quita que algunos han causado perjuicios en los lugares en donde han caído.

En cambio, los cuerpos pedregosos o helados aunque sean relativamente grandes y que llegan a pesar varias toneladas, son frenados en la atmósfera. Por lo tanto aunque produzcan grandes cráteres, quedan totalmente destruidos y no se encuentran restos del meteorito.

Los meteoroides que experimentan la fragmentación en la atmósfera pueden caer como una lluvia de meteoritos, las cuales pueden variar desde tan sólo unas pocas rocas, hasta miles de guijarros.

Meteorito

Agujero producido por un meteorito que cayó en Perú

En la provincia del Chaco, en Argentina, hay una extensa llanura llamada "Campo del Cielo", en la que se encuentran los enormes meteoritos metálicos. Estos numerosos y enormes meteoritos datan de hace 4.000 años, cuando una enorme bola metálica espacial impactó en un ángulo casi recto. El resultado fue una lluvia de meteoritos de diversas medidas, desde pequeñas piedras de tan sólo algunos gramos, hasta el "meteorito el Chaco", que con sus 37 toneladas es el segundo más grande del mundo. El meteorito más grande el mundo se encuentra en Namibia, pesa 66 toneladas y se llama "meteorito Hoba".

Aproximadamente, un 86% de los meteoritos que caen sobre la Tierra se componen principalmente de minerales de silicato. Parecen provenir del cinturón de asteroides y de la Luna, pues incluyen rocas similares a las que fueron traídas a la Tierra por los programas Apollo y Lunik. También contienen pequeñas cantidades de materia orgánica, que incluye aminoácidos. Tienen 4.500 millones de años de antigüedad y se piensa que son materiales antiguos del cinturón de asteroides, que no llegaron a formar planetas.

La rápida disponibilidad de una gran cantidad meteoritos que se podían encontrar con relativa facilidad en los lugares que eran fácilmente accesibles en los desiertos africanos, llevo al rápido incremento de la colección comercial de meteoritos. Este comercio se incrementó significativamente cuando se descubrieron en Libia, algunos meteoritos provenientes de la Luna y de Marte. La mayoría del material se vende a los coleccionistas privados, especialmente en Argelia, Libia, Omán y Marruecos.

Noticia del 9 de febrero de 2013.  Nuevas evidencias parecen demostrar que la desaparición de los dinosaurios se debió al impacto de un asteroide contra la Tierra hace 66 millones de años. Un equipo de investigadores del Centro Geocronológico de Berkeley (BGC), en la Universidad de California, junto a otros científicos de Holanda y Reino Unido, ha publicado en la revista Science, que han conseguido determinar con una exactitud sin precedentes tanto la fecha del impacto del meteorito como la fecha de la desaparición de los dinosaurios. La fecha del impacto, 66.038.000 años, está dentro de los mismos márgenes de error que la fecha de la extinción de los dinosaurios, lo que hace ambos acontecimientos puedan considerarse como simultáneos. El resultado es que, parece ser, que ambos acontecimientos sucedieron hace exactamente 66 millones de años y prácticamente al mismo tiempo.

Ir a la página inicial