Biografía de Leonhard Euler

Euler

Matemático y físico suizo (1707 – 1783)

Euler nació en Basilea y en esa ciudad comenzó sus estudios universitarios, a los 13 años. En 1723, recibió el título de Maestro de Filosofía.

En 1726, a los 19 años de edad, finalizó su doctorado y en julio de ese año, aceptó el cargo de profesor de fisiología en la Academia Imperial Rusa de las Ciencias, en San Petersburgo en donde vivió 15 años.

En el año 1741, aceptó un cargo que le ofreció Federico II el Grande, rey de Prusia, en la Academia de Berlín. Vivió veinticinco años en Berlín.

 

 

Basilea

Puente sobre el Rhin en Basilea

Euler está considerado como el principal matemático del siglo XVIII y uno de los más grandes de todos los tiempos.

Trabajó prácticamente en todas las áreas de las matemáticas: geometría, cálculo, trigonometría, álgebra, teoría de números, además de física continua, teoría lunar y otras áreas de la física.

Ha sido uno de los matemáticos más prolíficos de la historia. Si se imprimiesen todos sus trabajos, muchos de los cuales son de una importancia fundamental, ocuparían entre 60 y 80 volúmenes.

En 1748, publicó “Introducción  al análisis infinitesimal”, un texto sobre las funciones matemáticas. Y en 1755, publicó "Instituciones del Cálculo Diferencial”.

 

Berlin

Rio Havel en Berlín

Dotado de una memoria prodigiosa, era capaz de recitar toda la Eneida y se sabía de memoria hasta las sexta potencia de los primeros 100 números primos.
El cálculo se convirtió en uno de los principales objetos del trabajo de Euler. Sus ideas supusieron grandes avances en ese campo:

Aparte de aplicar con éxito sus herramientas analíticas a los problemas de mecánica clásica, también las aplicó sobre los problemas de los movimientos de los astros celestes.

Su trabajo en astronomía fue reconocido mediante varios Premios de la Academia de Francia a lo largo de su carrera, y sus aportaciones en ese campo incluyen cuestiones como la determinación con gran exactitud de las órbitas de los cometas y de otros cuerpos celestes, incrementando el entendimiento de la naturaleza de los primeros, o el cálculo del paralaje solar.

Estuvo ciego durante los últimos años de su vida, pero siguió trabajando y dictando los textos a su hijo mayor.
El 18 de septiembre de 1783,  falleció en la ciudad de San Petersburgo tras sufrir un ictus. Sus restos descansan en el Monasterio Alexander Nevsky, considerado uno de los conjuntos arquitectónicos más grandes de San Petersburgo.

Monasterio Nevsky

Monasterio Nevsky


Ir a la página inicial