Biografía de William Rowan Hamilton

Hamilton

Matemático, físico y astrónomo irlandés (1805 – 1865)

Nació en Dublín. Cuando tenía alrededor de un año sus padres decidieron confiar la educación de William a uno de sus tíos paternos, un clérigo establecido en Trim, una pequeña ciudad situada a treinta millas al norte de Dublín, con quien vivió hasta que tuvo edad para ingresar en la Universidad.
 
Gracias a los métodos educativos de su tío y a sus propios dones naturales, a los diez años era capaz de traducir latín, griego, hebreo, árabe, persa, sánscrito, italiano y francés.

A la edad de quince años sus intereses y el curso de su vida cambiaron, cuando un tal Zerah Colburn, un joven americano, presentó en Dublín una exhibición de su capacidad mental para el cálculo rápido. Desde entonces, Hamilton se aficionó a realizar largas operaciones aritméticas mentalmente y decidió dedicar su vida a las matemáticas.

Trim
Calle en Trim, cerca de Dublín

En 1823, precedido por los rumores de su potencia intelectual, ingresó en el Trinity College de Dublín. Allí su progreso fue brillante no solamente en los exámenes, sino también en investigación original. Cuando tenía tan sólo veintiún años presentó un artículo a la Academia Real Irlandesa titulado: "Una teoría de sistemas de rayos".

Esta teoría convirtió la óptica matemática en una nueva ciencia. El enfoque de Hamilton se basaba en dos principios ya establecidos: para llegar de un punto a otro, un rayo de luz siempre marcha por el camino que lleva el tiempo mínimo (según la teoría ondulatoria) o que necesita la acción mínima (según la teoría corpuscular). Esto es cierto, sea el camino recto o curvado por la refracción. El descubrimiento de Hamilton había comenzado a idearlo cuando tenía dieciséis años y logró darle una forma más o menos definitiva hacia los veintiuno.

Dotado de un inmenso talento, hizo importantes contribuciones al desarrollo de la óptica, la dinámica, y el álgebra. Fue considerado el matemático más grande después de Newton.

La concepción del cuaternión es el aporte más conocido de  sus investigaciones. Quizá el momento que más recordaba de su vida fue cuando, según cuenta él mismo, acudió a su cabeza como un relámpago, la estructura de los números cuaternionicos. Llevaba mucho tiempo pensando en ellos, cuando un día de 1843, paseando por el puente de Brongham, que cruza el Canal Real de Dublín, de repente comprendió la estructura de los cuaterniones.

Canal Real
Canal Real en Dublín

En 1826, le otorgaron la Cátedra de Astronomía en el Trinity College, con el título de Astrónomo Real de Irlanda.

El equipo de investigación del observatorio astronómico era enormemente pobre; pero lo que todos querían era que Hamilton pudiera continuar sus investigaciones teóricas acerca de los rayos de luz.

Hamilton tuvo en realidad el deber de dar un curso de lecciones sobre astronomía. Sus lecciones eran tan poéticas y tan cultas que pronto audiencias enormes de profesores y visitantes, se unieron a los alumnos del Colegio.

Cuando en 1831 se empezó a hablar de su traslado a la C átedra de Matemáticas, el Consejo insistió en que permaneciera donde estaba. Como incentivo, el Consejo subió su pensión y le dio permiso para dedicar su investigación principalmente a las matemáticas.

Trinity College
Biblioteca del Trinity College en Dublín

Las investigaciones en la teoría cuántica han llevado a la conclusión que las concepciones dinámicas de Hamilton tenían que constituir la base de todas las reglas de cuantificación.

En 1925, su álgebra no conmutativa, fue introducida en la teoría cuántica por Werner Heisenberg, Max Born y Pascal Jordan, que demostraron que las ecuaciones hamiltonianas de la dinámica eran también válidas en teoría cuántica.

Ir a la página inicial

ENLACES RECOMENDADOS:

Lo que se dice de Hamilton en Wikipedia

Reseña biográfica de Hamilton escrita por Sir Edmund Whittaker